mas de 5000 amigos en Facebook

Llegar a tener más de 5000 amigos en Facebook no tiene nada de espectacular. Mientras que en la vida real podemos tener dos o tres amigos de confianza muy allegados o tener toda una pandilla, si te pones a contar verás que no son más que un puñado de personas a lo sumo. En las redes sociales esto es diferente. Por poco que conozcas a una persona no hace daño añadirla a tu lista de contactos; es más, puede ser profundamente beneficioso. Disponer de un gran listado de amistades en esta red social es la mejor manera de garantizar que nuestras actividades empresariales o de ocio ganan suficiente relevancia en la red.

Si entendemos nuestra lista de amigos como una herramienta más para promocionar nuestra persona o compañía pronto se hace evidente que el límite impuesto por Facebook es todo un incordio. Conseguir más de cinco mil amigos es una simple cuestión de tiempo para el usuario empedernido. Esto se puede conseguir de varias maneras, más o menos acordes con los términos de uso de la web.

Cómo conseguir 5000 amigos en Facebook

No tiene sentido preocuparse por el problema si aún no ha surgido. A no ser que se tenga la certeza absoluta de que se alcanzará dicha cifra se puede proceder como lo haría un usuario habitual; en otras palabras, haciéndose una cuenta particular. La manera en que esto se hace ya la hemos explicado en otro artículo.

Para conseguir los amigos que deseamos hay dos caminos. Por un lado el que se rige por la ideología white hat y por otro su contrapuesto, el black hat. El primero tiene lugar cuando las peticiones de amistad llegan de manera natural a causa del interés que genera nuestra cuenta. Los amigos que se hacen de esta manera suelen ser más fieles y estar más comprometidos con nuestras ideas. Cinco mil amigos no son pocos y para lograr alcanzar dicha meta en un intervalo de tiempo razonable hay que proveer contenido de muy alta calidad. En el argot de la mercadotecnia digital se usa el término “contenido de autoridad” para referirse a esta clase de información, artículos, fotografía, vídeos…

El black hat, como su propio nombre indica, hace referencia a todas las técnicas que no observan los TOS de la web. Las artes oscuras. Usar este tipo de técnicas puede derivar en el cierre de la cuenta. Evaluar si merece la pena o no el riesgo es una cuestión personal. Añadir amigos de forma automatizada, formar parte de círculos de intercambio de peticiones de amistad, solicitar ser añadido de forma masiva y otros métodos cuestionables pueden dar resultados inmediatos pero a la larga acaba con el baneo de la cuenta. Estas técnicas suelen quedar relegadas a expertos que saben cómo aprovechar densos entramados de cuentas ilícitas para potenciar de manera sofística otras que, salvo muy detenida inspección, parecen a todas luces limpias. Permítannos nuestros lectores que insistamos. No son medios recomendados para neófitos.

Una forma mucho más amigable con los nuevos usuarios es activar el botón de suscripción en nuestro perfil. El botón “Suscribirme” permite a los usuarios de Facebook seguirte sin que sea necesario que los aceptes. No toda la información que publiques será visible para ellos pero sí las actualizaciones de estado que marques como públicas. De esta manera se convierte en una herramienta que brinda una ayuda inestimable para todos aquellos que quieran tener una presencia fuerte en la red.

 

Para activar esta opción deberás ingresar en tu cuenta y visitar la página que aparece bajo este párrafo. Lee la información que Facebook te da al respecto y cuando te sientas seguro pulsa sobre el botón “Permitir suscriptores”. Aparecerá a continuación una interfaz de configuración que te permite personalizar diversas opciones para proteger tu privacidad. Puedes escoger quien verá tus comentarios y notificaciones. Todos, amigos de amigos y amigos son las tres opciones en orden creciente de restricción. Los perfiles de marcado carácter público se benefician al marcar la opción “Todos” tanto para el caso de comentarios como para las actualizaciones.

 

https://www.facebook.com/about/follow

 

Superar el límite de amigos en Facebook

 

Mantener una presencia fuerte en internet es algo determinante. Ser conocidos por el mundo adelante abre un sinfín de puertas, un sinnúmero de oportunidades. Para ser exitoso hay que poder aprovecharlas todas ellas.

Si desde un principio sabemos que nuestro volumen de amigos despegará hacia cotas insospechadas conviene abrir la cuenta de usuario como figura pública. El vínculo está algo escondido en la portada de Facebook. Bajo el botón “Terminado” aparece un breve texto. Allí figura una sección resaltada en azul que nos lleva a una nueva página. Se puede acceder a esta última de forma directa con la siguiente URL:

https://es-es.facebook.com/pages/create/

fb_create

Se muestra en pantalla entonces seis opciones: negocio local, empresa, producto, personaje público, entretenimiento y comunidad. Se nos exige que clasifiquemos nuestro perfil de acuerdo a una de estas categorías. Esto tendrá un posterior impacto en la relación que tenga nuestra página con otras. Y sí, hemos dicho página. Cuando creamos una cuenta como figura pública esta tiene características diferentes (como no estar sujeta al límite de amigos), denominándose de forma habitual página.

Al seleccionar cualquiera de esta seis opciones aparecerá una nueva sección de la interfaz con la que podremos interactuar. Un menú desplegable nos dará nuevas opciones entre las cuales elegir y que están ahí para afinar aún más la clasificación. Solo en el caso de las causas y comunidades no es necesario este paso y bastará con dar un nombre a la página, un requerimiento que los seis grandes grupos de páginas tienen en común.

Una vez que nuestra página está lista no hay de qué preocuparse. Ahora el límite de amigos que Facebook impone no será efectivo y podremos aceptar a cuantas personas deseemos. Dejan de ser así necesarias ingeniosas triquiñuelas como la de tener varias cuentas para el mismo propósito, una práctica muy común y que sin embargo no está en concordancia con las cláusulas que se aceptan al pasar a formar parte de Facebook.

Pero… ¿Qué hacer cuando por carambolas de la vida nuestra cuenta personal se ha convertido en un éxito de masas? ¿Tenemos que decir adiós a todas esas personas que desean formar parte de nuestra comunidad? ¿Hay que empezar de cero en una nueva página? El hastío que implicaría esto no es necesario, al igual que no es necesario conformarse con no rebasar la cota de los cinco mil amigos.

El proceso de pasar de una cuenta de usuario convencional a una página de fans se conoce como migración. Durante la migración no toda la información de nuestra cuenta se transmite. Hay datos que son susceptibles de perderse en el proceso. Para que esa información, que bien pudiera revelarse importante en el futuro, no se traspapele el primer paso a realizar debe ser hacer una copia de la información de la cuenta.

En la parte superior de la cuenta de usuario, y más concretamente en el extremo derecho, aparece un triángulo equilátero invertido que, al presionar sobre él, despliega una serie de opciones. Entre ellas se encuentran las opciones de configuración. Al pinchar sobre esta se abre una nueva ventana que de forma preestablecida está en la sección “General”. Tras una retahíla de opciones se puede encontrar la opción para descargar una copia de la información que contiene tu cuenta. Facebook te solicitará tu contraseña antes de que te permita realizar la descarga. Se trata de una simple comprobación de seguridad para que tu información no acabe en manos de terceros. Una vez que tengas una copia de todos tus archivos en la nube o en un disco de almacenamiento puedes proceder con la migración propiamente dicha.

La opción de migración no es para nada evidente. De hecho se trata de una opción que pocas personas conocen. Se puede forzar el acceso a la página de migración si desde la página de creación de páginas, valga la redundancia, introducimos las credenciales de nuestra cuenta de usuario. También se puede acceder desde esta dirección:

https://www.facebook.com/pages/create.php?migrate

fb_migrate

Al hacer una migración hay que tener tres cosas en consideración. La primera es que este es un camino de ida, no hay vuelta. La migración es irreversible y cualquier cambio que se haga y que no nos guste ya no tendrá solución. Puede ser buena idea familiarizarse previamente con las características de las páginas y con las bondades de las mismas. En segundo lugar hay que recordar que se puede perder información. La copia de seguridad que hemos recomendado efectuar ayuda a no perder dichos datos pero ello no quiere decir que sigan estando en la nueva página. Finalmente llamar la atención sobre la idoneidad de realizar la migración antes de alcanzar los cinco mil amigos. Las solicitudes de amistad que se tengan pendientes se perderán al hacer la migración. Eso significa que podemos perder un buen número de adscritos potenciales. Sopesar cuanto antes la conveniencia o no de disponer de una página pública es clave para no comprometer el crecimiento de nuestra persona en Facebook.

 

Las ventajas de tener una gran red de amistades

 

La principal ventajas que tener una gran audiencia son evidentes. Para una empresa disponer de una ventana directa a sus compradores permite no solo mostrarse como una entidad más comprometida y atenta con el cliente sino como mucho más que una compañía. Los responsables de la misma pueden acceder además a un sinfín de datos respecto a los gustos y actividades de sus compradores. Perfecto para realizar estudios de mercado pormenorizados.

Tanto los negocios como cualquiera de los otros cinco grupos que ya hemos mencionado anteriormente encontrarán beneficiosa la casi ilimitada difusión que pueden dar en Facebook a sus esfuerzos, sean de la índole que sean. De hecho, hasta cierto punto, lo pueden hacer de forma gratuita y reiterada. En cualquier caso la gran red social pone a disposición de quien lo desee una efectiva herramienta de publicidad: los anuncios de Facebook.

Lo que es una certeza es que tener más amigos es siempre mejor. Ya tengamos intención de venta, difusión o recaudación de información, contar con una nutrida base de seguidores es el quid de la cuestión.